Hidrátate de vida por dentro y por fuera

¿Cómo es la calidad del agua que bebes y en la que te sumerges?

Sabías que…

  • Nuestro cuerpo es 80% agua y nuestro cerebro es 90% agua.

  • Al nacer, el 80% del peso de un bebé es agua.

  • En promedio un hombre de 70 años tiene  la mitad  o un cuarto menos del agua que tenía en la juventud (¿envejecemos o nos secamos?).

  • Beber cualquier agua nos ayuda a eliminar enfermedades. Pero mientras de mejor calidad y más viva esté el agua, ésta irá directo a nuestro cerebro, que es donde más la necesitamos.

  • El agua viva aporta más oxígeno a nuestro cuerpo.

  • Los niños expuestos a cloro tienen 20% más incidencia de influenza.

  • Las infecciones de oído, en muchos casos, se presentan debido a que el cloro de la alberca mata los lactobacilos del oído.

  • Estamos hechos para estar en contacto con agua mineral ya que nos aporta una correcta hidratación además de varios minerales esenciales.

  • En la antigüedad los hospitales los ponían cerca de aguas termales y los médicos las recomendaban como parte del tratamiento.

  • Así como existen los alimentos vivos y llenos de energía, lo mismo sucede con el agua.

  • El agua de manantial es agua viva y puede ser mucho más beneficiosa para tu salud de lo que te imaginas.

  • El agua viva es fresca, orgánica, limpia y sin procesar.

  • Cada elemento que pasa a formar parte de nosotros nos inyecta vida o nos la resta.

  • El agua de calidad y viva no tiene todos los contaminantes del agua procesada. Por ejemplo, el agua de grifo puede estar contaminada con metales, bacterias y otros organismos que están viviendo dentro de las tuberías. Hay muchos contaminantes que no pueden quitarse en las plantas purificadoras como el estrógeno, toxinas como el cloruro y el flúor. El agua del grifo también llega a tener mucho calcio malo en forma de calitre.

  • La mayoría del agua de grifo es muy ácida.

  • El agua de manantial es la de mejor calidad pero como a veces es difícil de conseguir se recomienda adquirir filtros de calidad que alcalinicen, purifiquen, entre otras cosas y con esto logren que el agua tenga una estructura diferente y esto haga que vibre de una mejor manera.

  • El agua que bebes en unos minutos se convierte en tu sangre.

  • El agua en la que nos sumergimos está nutriendo todo nuestro cuerpo a través del órgano más grande que tenemos: la piel.

  • Cuando nos sumergimos en aguas termales nuestro cuerpo absorbe todos los minerales que pueden ser muy beneficiosos desde hidratarnos hasta activar a nuestros glóbulos blancos y hacer que circulen más rápido por el torrente sanguíneo.

  • El agua del grifo ha sido procesada por muchos métodos lo que hace que ya no esté viva. Además hay muchas bacterias que nos beneficiarían que se han perdido.

  • Es importante ser conscientes de que el agua es un solvente. Podemos transportar vida a nuestro cuerpo a través del agua viva, o muerte a través del agua muerta.


2 views
Contacto

​​

(+34) 683 41 34 77

marite@maritecoach.com

  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco

Nombre *

Email *

Subject

Mensaje

© 2018 by Marité Coach