Éxito

El éxito está en la continuidad del esfuerzo de quien aspira a más. Es la oportunidad de progresar incesantemente en todos los aspectos: emocional, social, espiritual, psicológico, intelectual, económico… al mismo tiempo que uno aporta algo positivo a los demás.


El camino hacia el éxito está siempre en construcción. Es un proceso permanente y no una meta que se debe alcanzar.


En nosotros mismos reside el poder para transformar nuestras vidas en aras de la realización de nuestros mayores sueños.


Es la acción la que da consistencia a todo éxito sobresaliente. La acción, y sólo ella, produce resultados. La definición de poder es <<capacidad para actuar>>.


Lo que hacemos en la vida está determinado por la manera en que nos comunicamos con nosotros mismos. En el mundo moderno, la calidad de vida es la calidad de comunicación.

Todos nosotros producimos dos formas de comunicación que configuran nuestras experiencias vitales.


En primer lugar, desarrollamos una comunicación interna, constituida por las cosas que nos representamos, decimos y sentimos en nuestro fuero interno.


En segundo lugar, experimentamos la comunicación externa: con el mundo exterior nos comunicamos por medio de palabras, entonaciones, expresiones faciales, posturas corporales y acciones físicas.


Cualquier comunicación de las que realizamos  es una acción, una causa puesta en movimiento. Y todas las comunicaciones ejercen algún tipo de efecto sobre nosotros mismos y sobre los demás.


La comunicación es poder. Quienes han alcanzado el dominio eficaz de aquélla están en condiciones de modificar su propia experiencia del Universo y la experiencia que el Universo saca de ellos.


El dominio que tengamos de la comunicación hacia el mundo externo determinará nuestro grado de éxito con los demás (en los aspectos personal, emocional, social y económico). Incluso el grado de éxito que percibimos interiormente (la felicidad, la alegría, el éxtasis, el amor o cualquier otra cosa que deseemos) es el resultado directo de cómo  nos comunicamos con nosotros mismos.


Lo que uno percibe no es el resultado de lo que le ocurre en la vida, sino la interpretación que da a lo que ocurre. La historia personal de quienes triunfan nos demuestra que la calidad de la vida no está determinada por lo que les ocurre, sino por lo que hacen ante lo que les ocurre.


Tú eres la única persona que puedes decidir cómo quieres sentir y actuar. Esto se lleva a cabo en función de cómo eliges percibir tu existencia.


Las cosas, eventos y circunstancias tienen sentido en tanto en cuanto se lo demos nosotros mismos. Siempre es posible redirigirnos y cambiar inmediatamente nuestra experiencia del mundo.

Fórmula definitiva para el éxito:

  1. Saber exactamente cuál va a ser el resultado, o sea, definir con precisión lo que uno quiere conseguir.

  2. Pasar a la acción, de lo contrario los deseos quedarían para siempre en la esfera de los sueños. Hay que emprender las acciones que tengan más probabilidad de obtener los resultados que uno desea.

  3. Desarrollar la agudeza sensorial que se necesita para distinguir qué clase de reacciones y resultado obtenemos como consecuencia de nuestras acciones, y observar cuanto antes si estamos en el camino correcto o nos desviamos por defecto o por exceso. Es preciso conocer a dónde nos llevan nuestros actos, bien se trate de una conversación o de los hábitos cotidianos de nuestra vida. Si lo que obtenemos no es lo que esperábamos, hay que anotar los resultados producidos por nuestras acciones a fin de que todas las experiencias nos sirvan de enseñanza.

  4. Desarrollar la flexibilidad imprescindible para modificar el rumbo de nuestra conducta hasta conseguir lo que queremos.

Las personas pueden hacer prácticamente cualquier cosa si logran localizar dentro de sí los recursos para creer que pueden y para ponerse manos a la obra de un modo efectivo.




2 views
Contacto

​​

(+34) 683 41 34 77

marite@maritecoach.com

  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco

Nombre *

Email *

Subject

Mensaje

© 2018 by Marité Coach